Noticias

Transparencia en la fuente: ¿Cómo se desempeñan los países?

Gracias a una nueva herramienta, hoy podemos monitorear los datos del sector extractivo que se van divulgando sistemáticamente, en la fuente.

Cuando las instituciones y las empresas se manejan con apertura sobre lo que hacen, es más fácil para los ciudadanos hacer que rindan cuentas.

Por eso, una característica clave del trabajo del EITI en los últimos años ha sido alentar a los gobiernos y a las empresas a "divulgar información sistemáticamente", es decir, a publicar datos por sí mismas utilizando sus propios sistemas, en la fuente. Los sistemas de gestión son un elemento clave de la buena gobernanza, y los errores o la falta de información en los informes gubernamentales o empresariales pueden revelar debilidades sistémicas de una manera que los informes de terceros no pueden lograr.

Tras su introducción en 2018, el cambio a la “incorporación” de datos tiene como objetivo hacer de la transparencia parte integral de la forma en que operan los gobiernos y las empresas. Permite a los ciudadanos y a los responsables de la toma de decisiones acceder fácilmente a la información, utilizarla y analizarla. También permite efectuar divulgaciones más oportunas y presenta una oportunidad para que las partes interesadas del EITI se centren en las fortalezas y debilidades de los sistemas, así como en las áreas de divulgación que más importan a los ciudadanos.

Adelantemos tres años. ¿Cómo van progresando los países en este cambio? Para responder a esto, estamos desarrollando una nueva herramienta  que permita hacer un seguimiento de la cantidad de datos que los países divulgan sistemáticamente, y dónde. Aunque todavía se encuentra en sus primeras etapas, la herramienta se basa en datos de 25 países que ya han informado qué información se divulga sistemáticamente.

Hasta la fecha se ha divulgado sistemáticamente el 25 % de los datos del EITI. Noruega encabeza los gráficos con el 92 % de los datos del EITI divulgados en la fuente, principalmente a través de su plataforma gubernamental en línea norkspetroleum.no. En tanto que, con casi la mitad de sus datos del EITI divulgados sistemáticamente, Afganistán ha sido el país que ha introducido mejoras más rápidas de un año al siguiente, tras haber presentado recientemente un portal de transparencia gubernamental.

Varios países también han centrado sus esfuerzos en esferas concretas. A manera de ejemplo, en los últimos años Nigeria ha mejorado la supervisión de los datos sobre licencias, de los cuales el 91 % se divulgó sistemáticamente en 2018.

 

El % de datos del EITI que se divulgan sistemáticamente, muestra de datos de 2017 y 2018 de 25 países

 

Sin embargo, la mayoría de los países sigue dependiendo de los Informes EITI como el medio principal de publicación de los datos que exige el Estándar EITI. Según lo informado por 25 países para 2017 y 2018, el 58 % de los datos requeridos todavía se divulga a través de los Informes EITI. Casi una quinta parte de los datos requeridos por el EITI no son públicos. En Myanmar, donde no hay muchas divulgaciones en la fuente, el 85 % de los datos se divulga a través de los Informes EITI. Esto significa que el proceso EITI es fundamental para lograr una mayor transparencia en el sector extractivo del país. No obstante, existe un gran potencial para que los organismos gubernamentales de Myanmar mejoren sus prácticas de divulgación periódica.

Aunque nuestra herramienta da indicios sobre el desempeño los países, no dejan de haber reservas. Los datos que tenemos dependen de la calidad de los datos presentados por los países. El EITI solo realiza evaluaciones en profundidad a través de la validación. Las presentaciones se realizan utilizando una plantilla estandarizada que podría no reflejar progreso parcial, matices o información específica del contexto. En otras palabras, la categoría de información "divulgada sistemáticamente" sólo aplica a los casos en que toda la información relativa a un requisito del EITI se publica en la fuente. Además, la herramienta usa datos de 2017 y 2018, lo que significa que los recientes avances con miras a lograr la transparencia sistemática podrían no quedar reflejados.

Si bien los resultados logrados hasta la fecha son alentadores, todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones y formular recomendaciones. Sin embargo, la herramienta permite ahora monitorear las tendencias y las lagunas en la transparencia sistemática. Como se espera que en los próximos meses más países presenten datos de 2017 a 2019, la herramienta puede ofrecer una referencia para el análisis y la discusión. Alentamos a todas las partes interesadas a que examinen y cuestionen los datos, y a que compartan con nosotros los resultados.

Explorar la herramienta

Authors: